martes, 6 de julio de 2010

ATENCIÓN: padres y madres de personas con trastornos del espectro autista -> Ciudadanos en lucha.




Del blog de Helio Ayala, etiqueta “autismo”.
NO TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS.

"No señor, merecemos algo mejor. Ya está bien de autoengañarnos diciéndonos que somos un pueblo ultranosequé, aplatanado y conformista. Llevo toda mi vida luchando, y conozco a muchos y muchas que luchan como yo. Aquí también sabemos lo que es la justicia, la dignidad, y el bien hacer.


Pero una cosa sí es cierta, llevamos algún tiempo dormidos, y en esa siesta que nos hemos echado, hay algunos y algunas a los que les hemos dejado sacar ventaja y colocarse en puestos a los que nunca debieron llegar. Esa sí es parte de nuestra responsabilidad.

Me acuso de haber estado las últimas décadas muy preocupado por levantar mi vida, las situaciones personales me llevaron, en no pocas ocasiones, a estar demasiado ocupado de puertas a dentro; y claro, ellos, los otros, los ventajistas, los que nunca tuvieron problemas, los que andan al acecho del despiste generalizado, tuvieron más tiempo que otros para oler dónde estaba el chollo, la oportunidad, la ventaja; para colocarse en lugares de privilegio, para hacer sus negocios, sus pactos, sus estrategias de atajo por calles oscuras, para estar en el poder cuando los demás nos despertáramos.





En este país, el caudillismo no acabó con el descerebrado que nos sometió durante cuarenta años, otros prepararon una democracia a medida, para que los de siempre siguieran ganando. Ahora hacen sus chanchullos al amparo de unas urnas en las que cada vez cree menos gente.
No, señores y señoras, merecemos algo mejor. Lo merecemos porque es con nuestro trabajo, nuestra lucha, nuestro esfuerzo, con lo que hemos levantado esta tierra del ostracismo. Sí, hemos sido nosotros y no los que a diario andan colgándose medallas que no les pertenecen. Son los figurines que aparecen en todos los medios diariamente arrogándose los méritos de los ciudadanos de a pie, esos que no salimos en prensa, que no tenemos titulares, que no salimos más que en las fotos familiares. Pero el mérito es nuestro, que no lo olviden.

En los últimos meses, por circunstancias personales y familiares (ya manifestadas en algún artículo anterior), me he visto obligado a recorrer muchas oficinas administrativas en el ámbito educativo, sanitario y de servicios sociales, ¡qué podrido está todo de cintura para arriba! Los y las trabajores/as de cualquiera de estos servicios se desloman por dar respuesta a los ciudadanos, por cubrir sus demandas y necesidades; pero en todos esos ámbitos, siempre te encuentras con los mismos niveles de frustración e indignación porque de cintura para arriba no hay nada que hacer. Los que están en la cabeza, han perdido el tino, el corazón no bombea más que para sí, el estómago sólo piensa en autosatisfacerse y las manos, ¡ay las manos! siempre ávidas a recoger quién sabe qué…La mierda, como siempre, cae hacia abajo.


Llevo meses esperando una respuesta de Servicios Sociales para dar salida a una situación familiar insostenible, me he entrevistado con todos los responsables de servicios a los que he podido acceder, he pedido ayuda a amigos/as en el mundo de la política para que muevan algo, he cumplido con todos los requisitos, documentos e instancias necesarias. Hoy por hoy no sé dónde está el expediente de mi hijo, no se ha cumplido ni una sola de las promesas que se me han hecho; no hay, a día de hoy, una luz para mi familia. Mi hijo, con 15 años, está ingresado en la Unidad de Internamiento Breve del Hospital Doctor Negrín, perdido quizás más que yo.


Les deseo unas felices vacaciones a todos/as los/as Directores/as Generales, a todas las Consejeras y Consejeros, a Asesores y Jefes de Servicio… Nosotros nos quedaremos cuidando a Alejandro estos meses, hasta que ustedes vuelvan y, por equivocación, quizás resuelvan.
No señor, no nos merecemos esto."