viernes, 6 de marzo de 2009

II Congreso Internacional de Asperger: "Actualizaciones sobre una discapacidad social”. CONCLUSIONES.



CITA:

Es imprescindible que se asuma por parte de la administración la necesidad de formación específica sobre Síndrome de Asperger para los profesionales encargados de detectar, diagnosticar e intervenir a los afectados.

FUENTE: PSIQUIATRIA.COM. 2009 MAR
Recientemente ha tenido lugar en Sevilla el II Congreso Internacional de Asperger bajo el título "Actualizaciones sobre una discapacidad social”. El Síndrome de Asperger es un tipo relativamente nuevo de trastorno del desarrollo. Esta terminología se ha utilizado de un modo más generalizado durante los últimos quince años. El Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo con base neurológica, de causa desconocida.

Los expertos allí reunidos han puesto en común los últimos avances en el diagnóstico e investigación en las áreas de genética, neuroimagen, farmacología, intervención clínica, comorbilidad, intervención psicoeducativa, perspectivas de futuro en la investigación, etc desde diferentes disciplinas profesionales así como centrar las presentaciones en los trastornos del desarrollo sin retraso mental, con buen nivel de desarrollo lingüístico e intereses sociales.

Entre las conclusiones a las que se han llegado destacan:

1.- El Síndrome de Asperger es una discapacidad social de aparición temprana.

2.- Los estudios genéticos se están centrando en valorar la heterogeneidad ya que los estudios de gen único no explican el Síndrome de Asperger en el 90% de los casos.

3.- El Síndrome de Asperger supone una alteración en el procesamiento de la información.

4.- La comprensión psicológica del trastorno es clave para el tratamiento. Es necesario ir más allá de la conducta y captar su modo de ver y sentir el mundo. Para avanzar en esta compresión es necesaria la investigación evolutiva desde las primeras etapas del desarrollo.

5.- Se hace imprescindible una formación específica de los profesionales implicados en su educación y tratamiento.

6.- Más que el déficit, el foco del tratamiento han de ser las competencias, intereses, preferencias y sueños de la persona con Síndrome de Asperger.

7.- Los tratamientos cognitivo-conductuales pueden facilitar el desarrollo y la integración educativa, social y laboral de estas personas.

8.- Las nuevas tecnologías abren nuevas expectativas para favorecer el desarrollo de programas de tratamiento de las persona con Síndrome de Asperger en diferentes áreas y para adaptar entornos favorecedores de su desarrollo y de su inclusión social.

9.- El tratamiento no puede limitarse a la enseñanza de estrategias y habilidades sociales, es necesario fomentar el desarrollo de la cognición social y afectivo-emocional, teniendo en cuenta que la meta de la educación es mejorar su autonomía y calidad de vida.

10.- Falta evaluación científica de la eficacia de los distintos tipos de intervención psicológica y educativa. Es urgente la investigación en este campo.

11.- La posibilidad de mejora está abierta a lo largo de la vida. Esto nos plantea el reto de conocer mejor las necesidades del adulto con Síndrome de Asperger, con objeto de ajustar mejor los apoyos y procedimientos de intervención requeridos para mejorar el funcionamiento y conseguir una vida de calidad.

12.- En el Síndrome de Asperger se constata una elevada comorbilidad, dado el estrés que sufren y el escaso apoyo social que experimentan.

13.- Para el tratamiento de los trastornos comórbidos se hace imprescindible introducir ajustes en la organización de los servicios de salud mental y asegurar una especialización de los clínicos en Síndrome de Asperger.

14.- El Síndrome de Asperger como discapacidad de carácter social, es una realidad que no corresponde a una situación transitoria, sino que es una condición permanente que debe de ser comprendida y aceptada, tanto por los afectados, sus familias y el entorno más próximo.

15.- La Administración no está dando respuesta efectiva a las necesidades que presentan a lo largo de todo su ciclo vital las personas con Síndrome de Asperger y sus familias.

16.- Son las familias y las Asociaciones que las agrupan, quienes soportan y dan solución en la práctica a las necesidades y problemática compleja de las personas con Síndrome de Asperger y sus familias.

17.- Es necesario que la Administración muestre ya el apoyo expreso y efectivo, mediante la aplicación de recursos y medios a la atención de las personas con Síndrome de Asperger y sus familias.

18.- Es urgente y necesaria la creación de unidades específicas y especializadas, protocolos de actuación así como coordinación de recursos y medios para dar solución a las necesidades que presentan las personas con Síndrome de Asperger y sus familias.

19.- Es imprescindible que de manera inmediata, se asuma por la Administración la necesidad, puesta de manifiesto en este Congreso, de formación específica sobre Síndrome de Asperger para profesionales que están llamados a detectar, diagnosticar e intervenir en personas con Síndrome de Asperger.

Publicado el: 05 de marzo de 2009

..............