martes, 5 de abril de 2011

Reportaje en Álava sobre jóvenes adultos con Asperger.



David, de 19 años, quiere estudiar Zootecnia.

Fuente: elcorreo.com, edición Álava.

MIRANDA

La voz del silencio

03.04.11 - 02:52 -

SILVIA DE DIEGO

  • El síndrome de Asperger supone una discapacidad para entender el mundo social

  • No pueden hablar o están callados, y hay ocasiones en las que no les escuchamos, pero siempre quieren decir algo

Son las seis de la tarde y hemos llamado al timbre, Duquesa que es una perra, sale a nuestro encuentro, tras ella, David. «Hola pasad, pasad», nos dice.

David es un chico joven de 19 años, muy abierto, agradable e inquieto que tiene 180 de coeficiente intelectual. Aparentemente es un chico de lo más normal, pero hay algo que le diferencia del resto y es que hace dos años le diagnosticaron el llamado síndrome de Asperger.

Entramos en el salón y nos ponemos cómodos mientras Duquesa corretea nerviosa a nuestro alrededor y Alberto, el padre de David, nos aclara que lo que tiene su hijo "no es ninguna enfermedad sino un síndrome innato".

El síndrome de Asperger es un trastorno severo del desarrollo, que conlleva una alteración neurobiológica determinada en el procesamiento de la información. La persona que lo presenta tiene un aspecto e inteligencia normal o incluso superior a la media, presenta un estilo cognitivo particular y con frecuencia, habilidades especiales en áreas restringidas.

El síndrome de Asperger, como nos explica Alberto, se manifiesta de diferente forma en cada individuo pero todos tienen en común las dificultades para la interacción social, especialmente con personas de su misma edad. El síndrome de Asperger supone una discapacidad para entender el mundo de lo social, que se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados proporcionando tanto a la persona que lo tiene como a sus familiares problemas en diversos ámbitos. «Nosotros no sabíamos que en el patio del colegio estaba solo y que no se relacionaba con el resto de compañeros y sentía incluso el rechazo de algunos en determinados actos académicos», aseguran sus padres a la vez que nos explican cómo descubrieron lo que tenía su hijo a través de navegar en Internet.

Una vez que se dieron cuenta del problema de David sus padres se pusieron manos a la obra para solucionarlo. «Fuimos a Vitoria y allí un psiquiatra se lo diagnosticó. Como allí no hay ningún sitio especializado nos tuvimos que desplazar hasta Burgos ya que en el centro de Autismo hay un área especial para personas con Asperger. En estos momentos el sistema educativo de comunidades como Asturias y Andalucía trabaja mucho en ello a través de tutorías especiales. En secundaria no hay una educación específica para estas personas algo que no ocurre en la universidad, donde se rifan a este tipo de alumnos».

David concluyó el bachillerato e hizo la selectividad y ahora se está preparando en Vitoria porque su ilusión es estudiar Zootecnia el próximo año, de hecho, sabe casi todo del mundo animal. «Voy en tren a un aula activa de la universidad porque los lunes y martes asisto a clases de francés, lengua y literatura. El año que viene estudiaré en Burgos Zootecnia y lo mejor serán las prácticas. Madrid, Barcelona, Valencia o Cabárceno en Cantabria son algunos de mis destinos favoritos», nos explica a la vez que sonríe al recordar lo bien que se lo pasa los viernes cuando acude a Burgos al Centro Específico junto a una amiga suya de Miranda que «hace unos cómics geniales».

Tanto Alberto, como Begoña, la madre de David, agradecen el comportamiento del colegio Sagrados Corazones y, sobre todo, el trabajo de algunos profesores, entre ellos, Roberto Amigorena. «Sin saber aún lo que tenía nuestro hijo hizo un gran trabajo que es digno de alabar».

David es uno de los siete casos que tiene el síndrome de Asperger en Miranda y Alberto, aunque forma parte de la Federación existente a nivel nacional, quiere que se potencien los contactos de una manera mucho más cercana. "Por el momento, soy portavoz en Burgos y me gustaría que Miranda acogiera un encuentro que aglutinara a toda la zona norte para que tanto las familias como las personas que tienen este síndrome pudiéramos intercambiar experiencias. Además se podría incluir un simposio dirigido especialmente al profesorado porque se dan muchos casos de mobbing escolar".

A tener en cuenta

A pesar de la existencia de acoso escolar David sonríe y quiere agradecer el respaldo recibido por parte de varias compañeras suyas en el colegio Sagrados Corazones. «Son unas chicas encantadoras y en muchas ocasiones me dieron su apoyo», asiente.

Desde la Federación Nacional de Asperger se hace un llamamiento a la colaboración de la comunidad educativa, tanto profesores como alumnos y para ello han desarrollado un decálogo de ideas a tener en cuenta por si entre nosotros hay un compañero o un alumno con síndrome de Asperger.

Entre los consejos que recogen destacan que se trata de jóvenes con una buena memoria y cualidades como la lealtad y la ingenuidad y que aunque quieren tener amigos no saben cómo conseguirlos. «El tema de la ironía lo llevan muy mal aunque los especialistas trabajan en este aspecto», nos asegura el padre de David quien nos relata que su hijo era protagonista en muchas bromas. «Si no se lo explicas entenderán literalmente lo que les dices. Lo mismo les pasa con los chistes y los refranes.», matiza a la vez que me cuentan varias anécdotas simpáticas de David.

Personajes conocidos

Como curiosidad Alberto nos comenta que se habla de numerosos personajes tanto reales como de ficción que aparecen en libros y en series de televisión que tienen el síndrome de Asperger. Se consideran, sin fundamento sólido, a Albert Einstein e Isaac Newton . En cada caso se dan razonamientos controvertidos basados en las biografías de estas personas. En el caso de Einstein, por ejemplo, se dice que no habló hasta los 3 ó 4 años, y no lo hizo fluidamente hasta los 9. Fue un niño con berrinches violentos, que repetía cada oración e incluso sus padres le consideraban retrasado. En el caso de Newton, se sabe que sufría de epilepsia y tartamudeaba. La crítica principal a estos diagnósticos es que están basados sólo en sus biografías.

También existen otras personas que se sabe que han sido diagnosticadas de Asperger. Tal es el caso del premio Nobel Vernon Smith, la Dra. Temple Grandin, y el actor-comediante Dan Aykroyd.

Pero sin duda, uno de los personajes más conocidos que se ha dicho que tiene este síndrome es Bill Gates , junto a él, durante una entrevista en 2007, la actriz Helena Bonham Carter, afirmó que su compañero, el director Tim Burton mostraba signos de este síndrome lo que podría explicar su imaginación y obsesión con el elegante y a la vez terrorífico mundo de pesadilla que describe en alguna de sus creaciones y que han sido todo un éxito en las taquillas.

...........

VER EN: Fuente: elcorreo.com, edición Álava.