sábado, 13 de noviembre de 2010

El adolescente con Asperger: III Congreso Mundial de TEA, México.

Fuente: Dis-capacidad.com.


El adolescente con Asperger debe comprender su condición
Propuestas desde Chile y Escocia para combatir depresión, agresión y fortalecer su autoestima
________________________________________
Por: Anatol Alvarez Ibarra
2010-11-09
En el Tercer Congreso Mundial de Autismo se abordó ampliamente el tema del Síndrome de Asperger, que está dentro del Trastorno del Espectro del Autismo pero tiene características particulares. Las personas con este síndrome tienen dificultad para interactuar socialmente, repiten comportamientos y, con frecuencia se mueven con torpeza.
En la adolescencia es común que los jóvenes con Asperger se depriman. Una de las presentaciones en el Congreso hizo referencia a una investigación que aborda los temas clave que enfrentan los jóvenes con este síndrome y cómo se deben tratar desde la familia.

Ana Robinson, de origen escocés y quien pertenece a la Sociedad Escocesa de Autismo, detectó en una investigación que estos problemas emocionales repercuten directamente en las dificultades de interacción social.
El estudio comprendió 163 casos con un criterio de selección donde la persona debía tener un diagnóstico de Asperger entre las edades de 12 y 16 años, también estar en algún tipo de centro de educación convencional.
Para hacer esta investigación se clasificaron las principales preocupaciones de los padres. Y los hallazgos muestran que su mayor preocupación es saber cómo lograr el bienestar emocional de sus hijos, pues manifiestan dificultades para manejar la relación intrapersonal e interpersonal, es decir que los jóvenes tienen problemas para entenderse a sí mismos y entender a los demás.
En busca de una identidad
A partir de la percepción negativa de sí mismos, las personas con Asperger tienen dificultades para desarrollar una identidad,
es por ello que Robinson ha creado un modelo de psicoterapia enfocado en la identidad, específicamente a través del desarrollo de un modelo de auto concepción, un modelo del ser.
También se da un programa capacitación a los padres para que se involucren directamente en las necesidades de sus hijos. La propuesta de Robinson es un abordaje holístico del problema: “no nada más proveemos de psicoterapia al adolecente, sino que tratamos de empoderar a los padres para que les provean de apoyos dentro de casa”.
Existen altos niveles de ansiedad en estos jóvenes y también de depresión, según Robinson, “la depresión se presenta diferente que en cualquier otro adolescente por ello muchas veces los padres no la detectan y no la reportan”.
Dentro de las relaciones interpersonales, el modelo de psicoterapia se enfoca en ayudar al adolecente a entender cómo puede tener un impacto en otra persona: “se establecen tareas terapéuticas para entender las emociones de otros y las propias y el impacto que estas tienen de manera reciproca”.
La disfunción de las relaciones interpersonales es la categoría más grande que han detectado dentro de la investigación y este problema repercute en comportamientos de auto agresión y agresión tanto a padres como a hermanos.
“Nuestro programa de capacitación a los padres se enfoca en el manejo del enojo y los problemas que esto puede traer”. Robinson plantea que se ha observado que los jóvenes con Asperger tienen miedo a que se aprovechen de ellos y a partir de esto se ha logrado establecer un modelo terapéutico que los ayude con el manejo de este enojo, siempre basándose en el proceso de auto reconocimiento.

En cifras
, esta investigación encontró que el 91% de los casos experimentaron dificultades de relaciones interpersonales, uno de cada dos tenía problemas con el auto entendimiento, uno de cada cuatro tenían problemas con el diagnóstico, uno de cada 3 adolecentes experimentaban altos niveles de ansiedad, uno de cada tres tenían comportamientos de agresión a sí mismos y uno de cada tres experimentaban agresiones hacia el exterior.

Robinson plantea que estos problemas no pueden ser resueltos solamente por los padres o por los propios adolecentes por lo que recomiendan acudir con especialistas en intervención: “necesitamos psicoterapia que se enfoque en estas dificultades y también se necesita de capacitación a los padres que les dé el poder para lidiar con estas situaciones tan cargadas emocionalmente”.
El enfoque de esta psicoterapia también ayuda a los jóvenes a responder las preguntas de qué es el Síndrome de Asperger y por qué las personas los rechazan.

Programa de autoestima en jóvenes con Síndrome de Asperger
En otra ponencia, el especialista chileno Claudio Hahn presentó un programa de autoestima en jóvenes con Asperger que consiste en desarrollar un sistema que les permita entenderse a sí mismos para auto valorarse.

Hahn ha clasificado a los jóvenes con Asperger según su autoestima en tres modelos:
1) el primero es una persona con autoestima social baja que se aísla y es considerado un nerd por sus compañeros de escuela,
2) el segundo tiene una autoestima muy baja con depresión en proceso,
3) el tercero tiene una autoestima promedio baja, es un sujeto que resiste todo pero está en riesgo de fracaso porque en la parte escolar no tiene rendimiento.

Existe una correspondencia entre las áreas, social y escolar, porque son las más fuertes y en las que más anhela estar un joven con Asperger, “es con las que más quiere identificarse”.
Claudio plantea que los compañeros de escuela encuentran a los jóvenes con este síndrome, vulnerables y listos para ser agredidos.
Dentro de la familia se da un proceso en el que estos jóvenes son sometidos a demandas y expectativas de los padres: “Existe una falta de acompañamiento que genera el procesos de depresión por no poder cumplir con las expectativas de los papás y eso es un peso enorme para un joven Asperger”, indica Hahn.
Desde el área escolar es importante el apoyo de los profesores ya que una vez que está en el colegio es el maestro quien lo acoge y funge como mediador si se presenta una agresión en su contra y también en el proceso de aprendizaje: “desde el área de evaluación de la escuela es donde se debe apoyar”, recomienda Claudio.
Para resolver estos problemas que presenta un joven en su interacción social y baja autoestima Hahn plantea que desde la familia se debe hacer una intervención y acompañamiento: “Los papás tienen que entender que este niño es diferente, tienen que acompañarlo, tienen que aprender a conocer su condición, a respetar sus gustos, a que ellos sí pueden lograr sus objetivos a su ritmo, es muy difícil que un joven con Asperger que está deteriorado en su autoestima pueda responder correctamente”.
El joven con Asperger debe comprender su condición
Hahn plantea que se les puede apoyar desde la comprensión de su condición y un análisis de sus fortalezas y debilidades, “estas son muy importantes para que el reconozca cuáles son sus posibilidades y cómo él puede auto ayudarse, el trabajo proviene de él, cuando existe una baja autoestima nosotros debemos convencerlo de que sí puede”. Es ahí donde los apoyos familiares y escolares deben implementarse para que recupere la autoestima que él ha ido perdiendo.

Estos apoyos se forman en tres ejes: la persona Asperger, la familia y la escuela, “nosotros hicimos este modelo a partir de estos factores y desde una experiencia de que esta persona puede ser ayudada desde un programa de autoestima que tomamos de un modelo de una autora chilena”.
El joven trabaja con situaciones reales en un taller privado para que él después pueda replicarlo en la realidad.
La metodología de este modelo siempre es grupal, “no da muchos resultados cuando es individual; en procesos de terapia individual se pueden trabajar ciertos factores pero siempre con la intención de regresar al grupo”.
El programa de apoyo está planteado en 9 unidades de trabajo que duran tres meses, con sesiones una vez a la semana, sin embargo existe la posibilidad de que se extienda por más tiempo, “no podemos imponerles un modelo de tiempo, ya que los Asperger son inflexibles en ciertas cosas, esto debe ir surgiendo desde como vaya avanzando él”.
El programa de autoestima grupal se debe hacer desde la comprensión de los propios jóvenes con Asperger de su condición. También los padres reciben sesiones mensuales porque ellos deben ser apoyados a entender la situación para brindar los apoyos necesarios.
El programa contempla también dar asesorías a la escuela donde está asistiendo el joven con Asperger para que sea desde ahí donde se le pueda apoyar en sus distintas necesidades.
En entrevista con Dis-capacidad.com Hahn expresa que los resultados de su programa radican en, “el florecimiento de una autoestima más positiva, las ganas de hacer las cosas, la re motivación de jóvenes que ya están como derrotados, este el resultado más gráfico”.
También plantea que han observado que a partir de la aplicación de este modelo se ha dado el reencauzamiento de las obsesiones que un joven con Asperger puede manifestar, “se le van dando sesiones de apoyo para que estas obsesiones se conviertan en algo positivo”.

Claudio explica que este trabajo tiene un seguimiento permanente después de que se concluye con el programa, “tiene que haber un poco de altruismo al respecto, si el joven necesita el apoyo del terapeuta hay que seguirlo dando”.

Hahn analiza que en Latinoamérica y específicamente en Chile se está trabajando en la investigación del Síndrome de Asperger y en la atención, “en todo el país estamos trabajando con alrededor de 5 mil jóvenes al año”.
Finalmente Hahn manifiesta que para seguir con este tipo de avances debe haber una campaña de difusión permanente, “en estas fechas del Congreso se ha hecho una sensibilización por televisión muy fuerte, esto debería hacerse permanentemente, es la mejor forma de que no solamente nos quedemos en el rango de lo que fue el Congreso.”
.....................
Notas relacionadas con el Congreso:
Autismo: dos modelos de atención
Subrayan el poder de la familia en el Tercer Congreso Mundial de Autismo
En Autismo, modificar la conducta es un método atrasado: eso dice Isabel Bayonas

........
Programa del pasado III Congreso Mundial de Autismo (PDF).